viernes, 4 de diciembre de 2015

En el yugo de la opresión: "Eva Luna", de Isabel Allende




Título: Eva Luna.
Autora: Isabel Allende.
Año: 1988.
Editorial: Plaza & Janés Editores.
Páginas: 286.


Isabel Allende constituye una de las figuras más trascendentales de la literatura latinoamericana actual. Ganadora del Premio Nacional de Literatura de Chile y miembro de la Academia Estadounidense de las Artes y las Letras, inició sus andanzas en el terreno de la literatura con La casa de los espíritus, su novela más conocida, influenciada profundamente por el Realismo mágico, corriente a la que se la vinculó mucho en sus primeros años. Allende posee una larga trayectoria y, al igual que me sucedió con King, me demoré en introducirme en su corpus, pero hace poco que lo hice, con Eva Luna, y el resultado fue bastante bueno.

La novela en cuestión me ha gustado, pues ofrece un mosaico completo sobre la situación social de América Latina a lo largo de los años más convulsos del siglo XX, con especial atención al papel de la mujer, poseedora de un buen nivel filosófico y un alto componente de crítica que resultan tremendamente interesantes. 

Allende.
Allende nos cuenta dos historias, casi simultaneas en ocasiones, y que terminarán por converger al final. Se trata de las tramas de Eva Luna por un lado y de Rolf Carlé por el otro. En lo que concierne a Eva Luna, la vemos crecer y pasamos por sus orígenes, relatados en forma homodiegética y, por otra parte, tenemos a Rolf Carlé, hijo menor de Lukas Carlé y de su esposa, fruto de un matrimonio de conveniencia, narrado mediante una voz heterodiegética. Conoceremos las andanzas de cada uno y el rol que desempeñan en medio de una sociedad convulsionada, sometida a distintos cambios, y que ansía, con fuerza, mejorar.

El tema primordial y clave es, sin duda alguna, el del retrato de esa sociedad aludida, probablemente chilena o quizás venezolana −no se especifica muy bien− en una época de transición política muy complicada. A lo largo de la novela se suceden varios regimenes como la dictadura, la instauración de la democracia, la posterior corrupción de esta y las consecuencias que esto aporta para sus ciudadanos. Allende nos ofrece a una serie de personajes clave que serán los que encarnarán los actos y consecuencias del régimen, con especial hincapié en Eva −que se abre camino en un mundo de hombres, saliéndose de sus yugos represivos que la ataban al principio−, Huberto −líder de la guerrilla−, la «Señora» y Mimí −la mujer fuerte y poderosa o la aceptación de ciertos valores en una sociedad bastante atrasada socialmente− y Rolf −el papel del hombre, cuya existencia ha sido, sin duda, más plácida que la de Eva−. La desigualdad entre ambos sexos y como cada uno debe enfrentarse a ello en medio de un marco represivo que viene acompañado de otro tema: el de las relaciones afectivas y la exploración del marco sentimental y sexual que veremos encarnado sobre todo en Eva, pero también en Rolf.

Los personajes son sólidos y muy carismáticos. Hay muchos, pero llegan a conocerse en profundidad, en parte, gracias a sus roles. Existe esa clara división en la que ya he incidido en cuantos a géneros, y resulta interesante comparar, por ejemplo, el crecimiento social de los personajes femeninos como Eva, la «Señora» y Mimí −esta última en especial, aunque no puedo desvelar el motivo−, que contrasta enormemente con Rolf, Huberto, Riad o Aravena, que no pasan por tantas penalidades.


La novela, en definitiva, se alza como un canto de guerra, clamando libertad de expresión, la igualdad de géneros, la lucha incesante contra la opresión, entre muchos otros factores. La prosa, además, es excelente. Allende ofrece narraciones detalladas mediante un rico léxico, sin repeticiones, y una perfilación narrativa digna de admiración. Si os gusta la novela social, y os interesa en especial aquella que posee grandes significados ocultos entre sus páginas, os aconsejo que la leáis. Además, si es vuestra primera vez con Allende, como lo fue para mí, creo que es una novela idónea para empezar, pues es corta y representa, en gran medida, la esencia de la autora. 

2 comentarios:

  1. Le admiro como escritora. Leí la casa de los Espíritus,hace muchos años.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo me siento muy satisfecho con esta novela, creo que ha sido una genial introducción a su narrativa. Tengo pensado leer "La casa de los espíritus" en el transcurso del 2016 (y alguna cosa más de ella). ¡Saludos!

      Eliminar